Top 3: Mortalidad materna y otros riesgos del aborto clandestino

    Mortalidad materna - Mujer asustada

    El aborto clandestino o inseguro está entre las principales causas de mortalidad materna que existen alrededor del mundo, es decir: Preeclampsia y eclampsia (presión arterial alta), hemorragias, infecciones y obstrucción. Sin embargo, a diferencia de las otras, la práctica de frustrar el embarazo, es totalmente evitable, utilizando métodos de planificación familiar

    No obstante, muchas mujeres buscan “resolver” un embarazo no deseado, por miedo a las consecuencias que esto pueda tener en el logro futuro de sus metas personales. En consecuencia, deciden practicarse un aborto clandestino con fármacos. E incluso, utilizan otras alternativas menos confiables, ignorando cómo hacerlo de forma segura, lo que pone en riesgo su salud y, las expone a ser parte de las estadísticas de mortalidad materna.

    En este sentido, los riesgos frustrar el embarazo de manera insegura, sin supervisión médica, o con métodos arcaicos, son innumerables. De hecho, pueden ir desde una infección, la mayoría de las veces fácil de solucionar, con los medicamentos correctos; o, en cambio, la imposibilidad de procrear en el futuro. Además, existen otras consecuencias inherentes a esta práctica, que serán desglosadas más adelante.

    Igualmente, todo este cuadro guarda una estrecha relación con la condición de legalidad e ilegalidad del aborto en distintos países e igualmente, con el desconocimiento  acerca del uso correcto de métodos anticonceptivos  para evitar embarazos no deseados. Por ejemplo, en Chile, frustrar el proceso de gestación sólo está permitido en tres circunstancias, estas son: Inviabilidad fetal, para salvar la vida de la madre, o cuando el embarazo es producto de una violación. 

    Sin embargo, a sabiendas de esta condición de ilegalidad del aborto en Chile, muchas mujeres sexualmente activas, prescinden del uso de anticonceptivos físicos u orales, lo que incrementa de manera exponencial el riesgo de sufrir un embarazo no planificado, con todas las consecuencias que este conlleva.

    ¿Qué es un aborto clandestino?

    Un aborto clandestino, ilegal o inseguro, es un proceso que implica la frustración del proceso de gestación, antes de que el feto pueda sobrevivir fuera del útero. Generalmente, se realiza en condiciones insalubres, en un ambiente sin las exigencias médicas necesarias, o a manos de personas no autorizadas, que no tienen ninguna habilidad para llevar a cabo el procedimiento. 

    En este contexto, la vida de la madre está en riesgo, no sólo por la posibilidad de morir durante el procedimiento de aborto clandestino, o con otras prácticas menos seguras. También, se expone a sufrir graves infecciones, debido a la falta de asepsia, lo que puede ser fatal si no recibe atención médica oportuna. 

    Seguidamente, entre las consecuencias más comunes de suspender el proceso de gestación de forma insegura, además de la mortalidad materna, se encuentran: Hemorragias severas, desgarre del útero, traumas en el tracto vaginal, inflamación del peritoneo o peritonitis. En realidad, existe la posibilidad de que surjan complicaciones a largo plazo, que tengan incidencia sobre futuros embarazos, incluyendo la imposibilidad para tener hijos. 

    Mortalidad materna

    La tasa de mortalidad materna, asociada al aborto clandestino en Chile y el resto del mundo, especialmente en América Latina, se debe a las limitaciones legislativas. En este sentido, el número de muertes de mujeres antes, durante y después de cortar el embarazo es mayor cada año, debido al contexto inadecuado donde se realiza la extracción del feto, los métodos utilizados, entre otros.

    Otra causa de mortalidad materna, puede ser: La imposibilidad de acceso médico en zonas rurales o en cambio, la costumbre de algunas mujeres, en muchos lugares, de dar a luz en casa. Igualmente, es importante considerar el hecho de que, el costo de un parto en la mayor parte de los países del mundo es demasiado alto, y no todos los padres pueden afrontarlo para garantizar la seguridad de la madre y el bebé. 

    Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS), considera que la mortalidad materna es aquella que sucede durante el proceso de gestación, el parto o en un período de 42 días después del alumbramiento. No obstante, algunas mujeres pueden presentar complicaciones, incluso un año después de este período; pero, no son consideradas en las estadísticas.  

    En Chile, de acuerdo con la estadística, la tasa de mortalidad materna para 2017 era de 13 madres, por cada 100 mil niños nacidos vivos. Pero, estos datos no reflejan el número de mujeres que pierden la vida debido al aborto clandestino, con fármacos como Misotrol, u otros métodos más peligrosos. 

    Top 3: Mortalidad materna y otros riesgos del aborto clandestino 1

    Top 3: Riesgos del aborto clandestino

    Hemorragia grave

    La hemorragia grave puede ser interna o externa, y se caracteriza por un sangrado excesivo. En el primer caso, se filtra desde los órganos internos o vasos sanguíneos; pero, en el segundo caso, la sangre puede fluir mediante orificios propios del cuerpo humano, por ejemplo: La boca, la vagina, el recto, el oído, la nariz, o a través de una herida. Tras cortar la gestación con Misoprostol, el sangrado se presenta por la vagina, y se prolonga más de lo normal, que son 10 días. 

    Sin embargo, va disminuyendo a medida que pasa el tiempo. Pero, cuando hay sangrado excesivo, los síntomas son: Debilidad, disminución de la capacidad mental, dificultad respiratoria, escalofríos, pulso acelerado o taquicardia, mareos, desmayos, palidez y presión arterial baja. En este caso, lo mejor es asistir al médico lo más pronto posible, para recibir atención especializada en pro de evitar mayores complicaciones.

    Peritonitis 

    La inflamación del peritoneo, es una enfermedad producida a causa de una infección bacteriana, debido al entorno de asepsia que se produce durante el aborto clandestino. En este caso, los síntomas pueden ser: Falta de orientación, sensibilidad o dolor abdominal, fatiga, exceso de gases, estreñimiento, fiebre, sed, náuseas o vómitos, dificultad para orinar, diarrea y pérdida del apetito.

    Desgarre o trauma uterino

    La rotura del útero también está entre las consecuencias del aborto con métodos inseguros, como la utilización de pastillas abortivas sin supervisión médica, u opciones arcaicas, como: La introducción de agujas de tejer para reventar el saco amniótico, la colocación de sustancias tóxicas en el tracto vaginal, entre otros. 

    Igualmente, los síntomas más comunes del desgarro uterino, son: Hipovolemia, dolor abdominal severo, frecuencia cardíaca fetal menor o bradicardia e irregularidad en el funcionamiento cardíaco. Asimismo, entre los tratamientos más comunes de la peritonitis, están: La histerectomía o extirpación del útero, y la extracción del bebé a través de una incisión abdominal y uterina (laparotomía).

    ¿Cuándo acudir al médico?

    Entre los síntomas de alerta que se pueden presentar durante el aborto inducido, se encuentran: 

    Hemorragia sostenida: 

    Tras comenzar con el proceso de frustrar el embarazo con Cytotec, el sangrado debe ir disminuyendo a medida que pasan las horas, y puede prolongarse hasta un máximo de 10 días. Sin embargo, en caso de que la cantidad de fluido no mejore, es primordial asistir al médico de inmediato. 

    Fiebre alta

    Presentar fiebre alta, después del aborto inducido, indudablemente es un síntoma de que existe una infección. Aunque, consumir pastillas abortivas podría causar quebranto, si este no cede, es mejor conseguir atención profesional inmediata.

    Cólicos fuertes

    La presencia de cólicos fuertes, después de ingerir Misotrol es normal. Pero, si los dolores incrementan, o no mejoran al consumir analgésicos, es posible que hayan quedado residuos del feto dentro del útero, lo que podría contaminar la cavidad uterina, poniendo en peligro la vida de la mujer. En este caso, sólo un doctor puede intervenir y decidir si practicar un vaciado del útero o no. 

    Cabe destacar que, el útero es un órgano capaz de auto-limpiarse, y tiene dos formas de hacerlo, el período menstrual y el flujo vaginal. Entonces, al consumir fármacos para cortar el embarazo, el sangrado es el método utilizado por este órgano para quedar desprovisto de contenido. Sin embargo, los síntomas como: La fiebre, el dolor abdominal y las hemorragias que no disminuyen, son señales de alerta que tendrás que considerar. 

    ¿Cuándo NO usar pastillas para abortar en casa?

    Aunque, es preferible contar con atención médica para garantizar la seguridad de la madre, y reducir el riesgo de mortalidad materna, el aborto con Misotrol está entre los más seguros, y es utilizado por muchos expertos a nivel mundial debido a su sencillez y efectividad. Pero, hay algunos factores de cuidado inherentes al individuo, que pueden interferir con el procedimiento, estos son:

    Patologías previas de la mujer embarazada

    Cuando la persona que desea suspender el proceso de gestación padece de enfermedades, tales como: Hemorragias, anemia, cardiopatías o cualquier otra condición previa, lo mejor es abstenerse de consumir pastillas para abortar sin supervisión médica. 

    Asimismo, para inducir el trabajo de parto antes de que el bebé pueda sobrevivir fuera del útero, lo ideal es informarle al doctor acerca de sus condiciones previas, para acordar un método que se ajuste a sus necesidades y evitar la mortalidad materna.

    DIU o T de Cobre

    Generalmente, cuando las mujeres que utilizan dispositivos intrauterinos quedan embarazadas, se trata de un embarazo ectópico, donde el feto se desarrolla fuera del útero. En estas circunstancias, y considerando que las pastillas de Cytotec actúan causando contracciones uterinas, lo más seguro es que no funcionen para cortar el proceso de gestación. 

    La buena noticia es que, una de las acepciones del aborto en Chile es la inviabilidad fetal, por lo que podrás frustrar el embarazo sin consecuencias legales. 

    Top 3: Mortalidad materna y otros riesgos del aborto clandestino 2

    Aborto farmacológico y otras patologías

    Sida

    Las pacientes que padecen el virus de inmunodeficiencia humana o VIH, también pueden optar por inducir un aborto con pastillas. Pero, es recomendable hacerlo bajo supervisión médica para evitar el desarrollo de un cuadro de anemia, especialmente en caso de padecer malaria o estar en tratamiento antirretroviral. Seguidamente, si se presenta una hemorragia o sangrado abundante, lo mejor será practicar una aspiración del útero o legrado de inmediato. 

    Asma

    Las mujeres que son asmáticas, o tienen problemas respiratorios similares sin controlar; o en todo caso, estén recibiendo una terapia a largo plazo, basada en corticosteroides, tendrán que comunicárselo al médico para prever la aparición de reacciones adversas que puedan complicar el procedimiento. 

    Período de lactancia

    Las madres que se encuentran lactando y quedan embarazadas nuevamente, también pueden solicitar el aborto inducido, sin inconvenientes. En estas condiciones, aún no existen estudios que demuestren efectos adversos de las pastillas abortivas en neonatos.

    Infecciones de transmisión sexual

    Las pastillas abortivas no interfieren con el tratamiento de otras infecciones de transmisión sexual. En este sentido, las mujeres que padecen alguna de estas patologías, pueden someterse a la intervención y recibir terapia de forma simultánea.

    Preguntas frecuentes

    ¿Si tengo un embarazo múltiple tengo que aumentar la dosis de Misotrol?

    De ninguna manera, la dosis necesaria para frustrar un embarazo múltiple es la misma que se utiliza para cortar un proceso de gestación individual. 

    ¿Si tengo obesidad puedo abortar con Cytotec?

    Sí, el tratamiento funciona con la misma eficiencia en mujeres con sobrepeso, la dosis es la misma.

    ¿La edad es una limitante para frustrar el embarazo con Misoprostol?

     La edad no impide, de ninguna forma, frustrar el embarazo con pastillas. No obstante, si tienes alguna patología subyacente, por ejemplo hipertensión arterial, es oportuno consultar con el médico, para evitar complicaciones.

    En resumen, casi todas las mujeres pueden optar por suspender el proceso de gestación con fármacos; pero, el riesgo de mortalidad materna se presenta cuando se utiliza este método, y cualquier otra alternativa, sin supervisión médica. 

    Obtén una mejor asesoría con nosotros para tomar la desición correcta.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    5 × 3 =